Monday, September 17, 2012

Cuba, Miami y la homofobia

De izquierda a derecha: Jafari Sinclair Allen, Achy Obejas, Mabel Cuesta, Emilio Bejel y María Werlau.  Arriba en la pantalla (y presentes en vivo por teléfono): Leannes Imbert e Ignacio Estrada.

Hoy leí en PD un resumen del panel sobre LGBT del sábado pasado en el NYPL de Harlem (vea mi foto de los ponentes arriba). Acerca de lo que Alexis Romay escribe allí sobre mi pregunta acerca de la homofobia en Miami hacia el final del evento, le digo: o me entendió mal o no me quisó entender.  A eso regreso mas abajo.



Me alegro mucho de que alguien con su talento y sentido de matices y complejidades se haya tomado el tiempo de compartir con un público mas amplio lo que allí se discutió. A mi juicio, su resumen del evento está muy bien hecho y es bastante acertado - especialmente lo que escribe sobre cuan buena, honesta y llena de experiencias y hechos reales estuvo la intervención de la escritora Achy Obejas. Ella combinó una reflexión personal con citas muy específicas de leyes abusivas y violaciones claras de los derechos de la comunidad LGBT en Cuba por parte del gobierno.

También, las criticas abiertas de Achy a los métodos cínicos y paternalistas de Mariela Castro (a quien denominó "the fag-hag-in-chief") fueron contundentes e importantes. Al mismo tiempo, ella misma reconoció que Mariela - desde una posición de poder y privilegio - ha dado pasos positivos a favor de que haya mas tolerancia hacia la comunidad LGBT - especialmente para tratar de concienciar un poco a los hetero-retrógrados dentro de los círculos mas altos de poder en Cuba.

Hacía falta hacer un buen resumen del evento - porque fue poderoso y trató de un asunto importante. Además, sabemos que es un asunto que ha sido manipulado por el gobierno cubano y por intereses políticos.

Como bien dice Alexis, fue una pena que tantas de las personas presentes en la intervención de Mariela Castro de hace tres meses en el NYPL no se tomaran el tiempo de escuchar a las otras muchas voces que estuvieron presentes el sábado - tanto cubanos activistas desde la isla y escritores del exilio, como académicos como Jafari Allen, que ha dedicado bastante de su carrera a este tema.

Me hubiera gustado mucho presenciar un debate abierto y respetuoso entre personas que abogan por los derechos de la comunidad LGBT, pero desde posicionamientos políticos distintos. Achy y Mariela; Yoani y La Negra Cubana Tenía que Ser; Paquito "el de Cuba" y Paquito “el d'Rivera”; Orlando Luis Pardo Lazo y Yasmín Portales Machado; Julio Cesar González Pages y hasta el mismísimo Miguel Barnet.

Pero ésto no pudo ser - ni en LASA, ni en la NYPL de la 42, ni en la de la 135. Parece que en el segundo caso Mariela no quería un debate de verdad sino solo un auditorio, y que ir hasta la calle 135 en un sábado tan bello era pedir demasiado a aquellos que quieren creer en una sola realidad luminosa "dentro" de la revolución.

No escuché a Mariela en Nueva York, pero sí la pude oir en LASA. La encontré bastante profesional, inteligente y conocedora a fondo de su tema. Pero al mismo tiempo había una gran laguna en su ponencia sobre la falta total de derechos de asociación independiente en Cuba para grupos LGBT. Es mas - y como bien dice Alexis - o estás con CENESEX, o no existes. Los activistas LGBT independientes son tratados como opositores y disidentes por definición, por el mero hecho de insistir en preservar su independencia.

Acerca de lo que escribió Alexis sobre Allen y sobre mi, solo le puedo decir - como digo arriba - , o nos entendió mal o no nos quiso entender. Allen es un experto en temas LGBT y acaba de publicar un libro titulado ¡Venceremos? (fíjense bien en el signo de interrogación) basado en sus investigaciones dentro de la isla. No lo he leído todavia, pero este resumen del contenido deja claro que nadie engañó a Allen durante su estancia en la isla:
"Promoting the revolutionary socialist project of equality and dignity for all, the slogan ¡Venceremos! (We shall overcome!) appears throughout Cuba, everywhere from newspapers to school murals to nightclubs. Yet the accomplishments of the Cuban state are belied by the marginalization of blacks, the prejudice against sexual minorities, and gender inequities." 
Es verdad que hacia el final del evento hice una pregunta a los ponentes pidiéndoles que compararan – según sus experiencias personales y estudios sobre el tema - la homofobia en Cuba con la de Miami. En mi pregunta nunca mencioné ni al gobierno cubano ni al norteamericano. Mi pregunta tenía la intención - después de oír bastante sobre los abusos gubermentales mas que condenables contra los gays en Cuba - de pedir a los ponentes que hablaran un poco sobre la homofobia por parte del pueblo cubano tanto dentro como fuera de la isla.

La homofobia tiene dos caras en todas las sociedades: la que se expresa a traves de las políticas gubernamentales y los derechos sociales según la legislación (o la falta de ellos); y la que se encuentra dentro de una cultura y de los corazones y las mentes de las personas.

Que culpa tengo yo - como canta Albita - que algunas de las personas presentes - como Alexis y la señora indignada que menciona - no me dieran el beneficio de la duda, y concluyeran que yo quería igualar discriminaciones sancionadas por un estado con los prejuicios que todos llevamos adentro?

Le doy gracias los ponentes por responder a mi pregunta honesta con respuestas tan serias y complejas como detalladas e íntimas.  ¡Que siga el debate!

5 comments:

  1. Pues me acabo de leer tu texto (a tu blog si que pude entrar) y me parece un buen comentario de respuesta. Personalmente me pareció que la intervención de Achy Obejas fue la mejor de todas, haciendo casi innecesaria cualquier otra. Por eso te quedó bien el dúo Achy-Mariela, que se debía insistir seriamente en conseguir.
    Del asunto Cuba-Miami entiendo las dos posturas. En un marco académico es perfectamente pertinente tu pregunta, lo que sucedió es que, siendo un evento de algún modo de desagravio, supongo que tenia o generaba la expectativa de mostrar la otra cara del asunto. Con afecto, te digo que es necesario tomarlo en cuenta a la hora de formular preguntas. No se puede olvidar el horror, no tiene nada de exagerada la palabra, que vivieron mucha gente en ese país. HORROR Ted, abusos absurdos, físicos y sicológicos que esa misma señora que te respondió sin dudas debe haber padecido. Cada suicidio, documentado o no, es una vida perdida, nosotros contamos con la nuestra. Fueron muchos Ted, hubo una época en que fueron muchos los suicidios por esa causa. Estudiantes talentosos, buenos hijos, amigos, amantes... cuantas víctimas y cuanto dolor creado por la intolerancia de unos simples fanáticos que se apropiaron del futuro del país y ahora quieren reescribir la historia de manos de sus hijos. Siempre, hasta ante los comentarios mas virulentos, he aprendido a respetar el dolor de las victimas de las dictaduras, especialmente la cubana por propia, por absurda, pero sobre todo por cuanto ha durado. Nadie, nada paga el sufrir la experiencia generación tras generación sin expectativas. Aun hoy todos la pagamos de algún modo, no habría otra razón para estar ahí, además de apoyar a los amigos, más allá de las tendencias sexuales de cada cual.
    Fueron esos elementos, expectativas y experiencias, las que llevaron por ese camino las respuestas a tu pregunta. Creo que para hacerla era necesario expresar el interés investigativo mas allá de lo que se había tratado hasta el momento. También, quizás haber tenido la sensibilidad de no hacerla al saber que seria la ultima pregunta. ¿No lo crees así?
    En el caso de profesor Allen, creo que, por razones obvias de ser el extranjero con dinero al que se agacharía más de un hombre por ello, el chiste inicial marco el desagrado. Se de parejas en las que hoy el esposo se prostituye con hombres por dinero y ese saber es duro y desagradable. Ya lo hemos visto mil veces, pero la depauperación moral de la isla para nosotros no va a ser jamás un chiste o tópico académico, es aun nuestro país. Y no era así Ted, por más que lo digan sabemos que no era así. Aquí también las familias hoy día se toman tiempo para reconocer la condición homosexual de los hijos, se inventa "amigos" y "primos" y lo que sea hasta asumirlos, del mismo modo que te puedo decir que se de mas de una boda de hijos machos en Hialeah... Es así en todas partes, en cualquier cultura y darle prevalencia al criterio del carácter machista cubano es de algún modo extender el discurso oficial. Absurdo para mas, el país donde mas homosexuales he visto en mi vida es en España, a quien se le culpa de nuestra predisposición a tal rechazo.
    En fin, te escribo esto para que veas que sin animo de confrontación se pueden generar dolores y que mientras existan las victimas será igualmente necesaria la delicadeza.
    Mónica

    ReplyDelete
  2. Esta replica no puede cambiar lo que pregunto Ted Henken. Queda atrapada su pregunta en las miles de preguntas iguales que quisieran igualar al regimen con el exilio, y por cierto que siempre para favorecer un poco al primero. No es asi la “cosa” Ted, existen las preguntas equivocadas, ellas son dichas como sentencia o tesis y alejan la investigacion. Hagase Ud las preguntas correctas, ese es el metodo inteligente, en cualquier investigacion. Use el metodo negativo, descarte lo falso, no haga una afirmacion en una pregunta y no busque que alguien le diga lo que es falso, Ud es un adulto y debe saber discernir.
    Joel Rojas.

    ReplyDelete
  3. Yo no veo como preguntar eso puede verse con mala intencion. Es la pregunta mas normal del mundo y no le veo maldad ni posicionamiento politico, ni ganas de molestar y mucho menos de herir.
    Como es la homofobia en Cuba, en la de alla y la de aqui?
    Yo de verdad es que los cubanos o no llegamos o nos pasamos...
    Yo creo que no tenemos remedio.

    ReplyDelete
  4. quisiera saber cual fue el chiste inicial del prof. Allen. gracias.

    ReplyDelete
  5. If I remember correctly, Jafari made the joke that he had gone to Cuba to do research on men, especially black homosexual men. And so he was forced to spend lots of time in close quarters with all kinds of Cuban men at parties, in their homes, at various kinds of gatherings, etc. - as is usual in any ethnography.

    Then he paused and smiled and said, "well - someone had to do it." Judging from the response of the audience immediately after he said this, they really "got" and enjoyed the joke. For the record, I often tell a very similar joke about my own dissertation research in Cuba - which was focused on the emergence of self-employment (Trabajo por Cuenta Propia). I often complain of how hard it was to have to visit and eat in so many paladares - "someone had to do it."

    However, I think it was Jafari's second comment during the Q&A that struck a deeper nerve. He said that he had lived in Miami for a year while studying at FIU and would often go to Versailles to sip coffee and eavesdrop on the old Cuban men talking politics. While he would occasionally hear racist talk, a particular homophobic comment he recalled was the following:

    "That Castro is a real bastard. But at least he got something right. He got rid of all the fags!"

    ReplyDelete

There was an error in this gadget